Medellín adelanta estrategias de protección ecológica para la conservación de 4.319 hectáreas de bosques nativos

www.medellin.red Te Da†eA

  • Una de ellas es la de Pago por Servicios Ambientales que ha permitido restaurar y conservar 805,48 hectáreas en los cinco corregimientos.
  • Un equipo de guardabosques custodia 2.700 hectáreas en 13 reservas, con acciones de control y vigilancia, mantenimiento y monitoreo a la biodiversidad.
  • Estas acciones hacen parte de la materialización de los compromisos de la firma de la Declaración de Edimburgo.

La Alcaldía de Medellín adelanta estrategias de protección ecológica para conservar 4.319 hectáreas de bosques nativos. Una de ellas es la de Pago por Servicios Ambientales (PSA) para generar incentivos económicos a los dueños de predios de importancia ambiental y que ha permitido restaurar y conservar 805,48 hectáreas en 88 predios de los cinco corregimientos. En la zona urbana se adelanta el proyecto de corredores verdes con intervenciones y siembras de árboles y plantas en las zonas de las quebradas.

Adicionalmente, la Administración Municipal trabaja con un equipo de 34 guardabosques, que custodian 2.700 hectáreas en 13 reservas, con acciones de control y vigilancia, mantenimiento, monitoreo a la biodiversidad y a las microcuencas, y la protección de las 814 hectáreas en el Refugio de Vida Silvestre Alto de San Miguel, ecosistema estratégico para la conservación de fuentes hídricas que dan origen al Río Medellín.

“La Administración Municipal, en su línea estratégica Ecociudad, trabaja continuamente en la gestión integral de la biodiversidad a través de actividades de sensibilización, protección, recuperación, conservación y manejo de los ecosistemas estratégicos y áreas protegidas, dentro de las acciones para dar cumplimiento a los compromisos para el marco mundial de la diversidad biológica posterior a 2020, indicadas en la declaración de Edimburgo y que fue acogida por la ciudad y firmada por nuestro alcalde, ratificando nuestro compromiso en la protección de la diversidad”, explicó, Luis Humberto Ossa- subsecretario de Recursos Naturales Renovables de la Secretaría de Medio Ambiente.

La reserva Astilleros en el corregimiento San Antonio de Prado es una de las zonas de protección de la fauna y flora de nuestra Ecociudad donde un grupo de guardabosques se encarga de su cuidado y conservación.

“En la reserva Astilleros desde hace alrededor de dos años venimos trabajando con los guardabosques de esta zona en seleccionar los individuos forestales que tienen un alto valor biológico o algún estado de amenaza, por eso estamos seleccionando los individuos alrededor de la reserva para evaluar su fenología y conseguir de ellos el fruto y la semilla para su reproducción”, manifestó, José Fernando Gómez Sierra, profesional forestal del proyecto de guardabosques de la Secretaría de Medio Ambiente.

Estas acciones se desarrollan en el marco del Plan de Desarrollo, la declaratoria de Edimburgo y las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, específicamente el de vida de ecosistemas terrestres, como estrategias de conservación y restauración de los diferentes ecosistemas que favorecen la protección y aumento de la biodiversidad.

En septiembre pasado, el alcalde Daniel Quintero Calle firmó la Declaración de Edimburgo sobre Diversidad Biológica, un compromiso para la ciudad en la atención del cambio climático y la protección de la biodiversidad. Esta firma la acompañó el secretario ejecutivo de la Red Global de Gobiernos Locales y Regionales Comprometidos con el Desarrollo Urbano Sostenible-ICLEI-, Rodrigo Perpétuo.

Como gobierno local, el Municipio de Medellín reconoce su responsabilidad e incidencia en la conservación de la biodiversidad y la ejecución de acciones transformadoras sobre el manejo de sus ecosistemas estratégicos y desarrollo urbano para asegurar la seguridad alimentaria, salud y calidad de vida sostenible, en el espíritu de la Declaración de Edimburgo.

Adicionalmente, la capital antioqueña es la primera ciudad de Colombia en obtener bonos de carbono. Cada uno de ellos representa una tonelada de emisiones capturadas por los árboles y pueden ser utilizados como compensación de la huella de carbono o comercializados a nivel internacional, dentro de las acciones para reducir el impacto del cambio climático.

“Estamos trabajando en la Secretaría por un ambiente sano, y desde allí, podemos vincularnos a la declaratoria de Edimburgo trabajando por la biodiversidad”, expresó la líder del proyecto de Ecosistemas y Biodiversidad de la Secretaría de Medio Ambiente, Ángela María Uribe Bravo. “La interinstitucionalidad, la gobernanza en nuestros territorios y la participación ciudadana son estrategias muy importantes para mantener y mejorar la biodiversidad que hoy tiene la ciudad”, agregó.

Medellín cuenta con una Política de Biodiversidad, cuyo objetivo es orientar la conservación de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos. Actualmente se construye su plan de acción para evaluar y cuantificar el porcentaje de ejecución de los proyectos, acciones y actividades que componen la iniciativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *